La cirugía de mandíbula se refiere a cualquier tipo de intervención quirúrgica que implique el hueso mandibular. En odontología, la cirugía de mandíbula es típicamente un requisito previo para un procedimiento o un paso en el proceso de un tratamiento.

A menudo se realiza en el consultorio odontológico y el paciente suele ser capaz de salir de la clínica por su cuenta, aunque no es capaz de conducir. Esta cirugía implica el uso de la anestesia para evitar dolor y puede haber molestias después de la misma. A veces, se le dará analgésicos al paciente para utilizar después de que los efectos de la anestesia hayan desaparecido.

La preparación para la cirugía de mandíbula dependerá en gran medida de la finalidad que persiga la cirugía. En algunos casos, se necesita poca o ninguna preparación, mientras que con algunas cirugías, el paciente tendrá que modificar su dieta, medicamentos y otros factores antes del procedimiento. Estos son los tipos más comunes de los procedimientos que involucran cirugía de la mandíbula.

1. Extracciones de dientes

Lamentablemente, en los casos de daño o infección extrema puede que no sea posible salvar un diente. En estos casos, el diente debe ser retirado antes de que infecte o dañe a otros, o con el fin de insertar un reemplazo.

La anestesia permite que los pacientes se sometan a extracciones con mucho menos dolor y generalmente no requiere que el paciente se prepare antes de la cirugía. El sangrado después de la cirugía se detiene por lo general después de 24 horas y la recuperación total se espera que ocurra dentro de unos pocos días.

2. Implantes Dentales

Los implantes dentales se consideran habitualmente los mejores sustitutos de los dientes perdidos. Ellos suelen incluir al menos dos cirugías, aunque la segunda es mucho menos invasiva. Durante la primera cirugía, el odontólogo remueve los restos del diente perdido e inserta el implante.

Durante la segunda, el especialista coloca un tipo de corona en la parte superior del implante. Este procedimiento requiere más preparación y el paciente tendrá que esperar un par de semanas o incluso meses entre cirugías para permitir que el implante se integre con el hueso de la mandíbula.

Puede haber algunos cambios necesarios en el estilo de vida. El más importante es que el paciente tiene que dejar de fumar, ya que fumar puede causar infecciones durante el procedimiento.

3. Soluciones All-on-4

Estas soluciones, incluyendo las variaciones All-on-6 y All-on-8, también se basan en los implantes dentales, excepto que están unidos a un puente que soporta los dientes de reemplazo. El puente está montado sobre 4 (o más) implantes dentales. La cirugía para estos procedimientos es muy similar a la de un solo implante.

4. Los injertos óseos

Los injertos óseos son a veces un pre-requisito para implantes dentales o soluciones All on 4. Cuando no hay suficiente hueso en la mandíbula para soportar un implante, se utiliza hueso de otra parte del cuerpo, típicamente de la barbilla.

En casos muy raros el hueso tiene que venir de la cadera, en cuyo caso la operación debe llevarse a cabo en un hospital. Esta cirugía no se hace generalmente al mismo tiempo que la inserción de los implantes, aunque algunos pacientes prefieren tener las dos cirugías al mismo tiempo.

Si usted está interesado en la cirugía de la mandíbula en Costa Rica, por favor no dude en completar el formulario “Encuentre un odontólogo”. Guía Dental Costa Rica enviará su información de contacto directamente a los especialistas dentales y ellos le contactarán lo antes posible para discutir su caso.