Durante el periodo de embarazo, la mujer enfrenta una gran cantidad de cambios físicos, hormonales y psicológicos que cambian su diario vivir, lo que conlleva mantener una serie de cuidados odontológicos.

Entre las creencias erróneas de las personas está que hay un incremento de caries y pérdida de dientes en la mujer y que ésta no debe recibir atención odontológica, porque la anestesia puede causar daños al bebé.

Otro de los mitos es que la madre perderá calcio de sus dientes, ya que el niño o niña lo absorberá para su crecimiento.

Una situación que se debe tener en cuenta, es que por lo general las mujeres embarazadas van a enfrentar un aumento en su apetito. Si no existe una adecuada alimentación, es probable que realice un mayor consumo de azúcar, lo que sí puede influir en que aparezcan caries o se agraven las que ya existen.

A nivel de la cavidad bucal, las principales acciones del dentista y la paciente se enfocarán en la prevención de enfermedades, siendo la más frecuente la enfermedad periodontal. Esta se reporta con una incidencia de afectación que alcanza hasta a un 35% de las embarazadas.

La paciente deberá estar atenta a encías enrojecidas, inflamadas y que sangran con facilidad. Estos síntomas corresponden a la gingivitis.

Asuma cuidados odontológicos en detalle

Mujer Embarazada Cepillandose los DientesEs importante que las mujeres embarazadas, realicen con mayor cuidado su higiene oral. Estos incluyen evitar la aparición de la placa bacteriana, mejorar la técnica de cepillado dental, aumentar el uso del hilo dental y claro está, vigilar la dieta.

Como tratamiento preventivo, la mujer puede consumir flúor en tabletas de 2.2 ml de fluoruro. Este tratamiento lo podrá tomar en el segundo y tercer trimestre de embarazo, el cual protege de la caries dental a los niños hasta los 10 años de edad.

Si fuera necesario realizar algún tratamiento dental durante el embarazo, lo más aconsejable es que este se efectúe durante el segundo trimestre. Los procedimientos relacionados con restauraciones no son recomendables durante el embarazo, por lo que es mejor esperar al final de este periodo para su ejecución.

Otra de las situaciones a tener en cuenta es la toma de radiografías, las cuales se deberán evitar durante el embarazo. En caso de que sea necesaria la realización de esta práctica se deberá espera para efectuarla a partir del segundo trimestre. Sin embargo, la paciente deberá ser protegida con el delantal de plomo.

Adicionalmente, la prescripción anestésicos, medicamentos para el dolor y los antibióticos será hecha solo en casos de extrema necesidad.