Para muchas personas, la restauración de toda la boca es casi milagrosa. Las restauraciones completas de la boca son procedimientos complejos que recuperan la capacidad plena de un paciente para masticar, al tiempo que le proporciona un conjunto completo de dientes hermosos y funcionales.

Una restauración de toda la boca hace posible que una persona con una boca que es dolorosa o con dientes desfigurados, ya sean por dientes enfermos, perdidos o dañados por traumatismos o negligencia, pase a tener una boca sana y completa de nuevo.

Por desgracia, no todo el mundo puede beneficiarse de una restauración completa de la boca. El odontólogo puede requerir que usted tome algunos exámenes para establecer la viabilidad del procedimiento. Además, él o ella le hablarán al paciente acerca de su condición oral, estado general de salud y el estilo de vida que lleva, con el fin de establecer si se puede obtener una restauración de toda la boca.

En algunos casos, se le solicitará al paciente efectuar cambios, por ejemplo dejar de tomar un determinado medicamento o explorar con su médico la posibilidad de tomar uno diferente, así como modificar, detener o iniciar un programa de ejercicios y hacer un cambio en la dieta.

Por el momento, el factor más común que puede descalificar a un paciente es el hecho de ser fumador. Fumar antes, durante y después del procedimiento aumenta enormemente las posibilidades de una infección que puede afectar negativamente el resultado.

Un odontólogo suele pedir a un paciente dejar de fumar durante un período específico de tiempo, el cual dependerá de cuál es su hábito de consumo diario, antes de que el procedimiento se lleve a cabo.

Cualquier problema oral o trastorno de salud oral tendrá que ser tratado antes de una restauración oral completa. Estos incluyen sangrado de las encías, las oclusiones (posiciones de los dientes), extracciones e infecciones, entre otras. Cada problema tendrá que ser evaluado y el odontólogo deberá escoger una solución con el objetivo de que funcione totalmente una restauración oral completa.

La estructura del hueso maxilar, su tamaño y la fuerza son factores importantes que un odontólogo tendrá en cuenta para calificar o descalificar a un paciente, o bien retrasar el procedimiento.

La restauración oral completa normalmente implica la colocación de implantes dentales, los que a su vez requieren un hueso maxilar estable y fuerte.

En algunos casos, parte del hueso se ha perdido debido a una enfermedad o por un trauma, por lo que no hay suficiente apoyo para el implante dental. Excepto para los casos más graves, este problema puede ser resuelto con un procedimiento llamado injerto de hueso, el cual consiste en la obtención de hueso de otra parte del cuerpo (normalmente la barbilla) y la inserción en el hueso de maxilar.

Por último, algunas condiciones de salud pueden impedir que una persona obtenga una restauración oral completa, en especial si son graves o crónicas. Por ejemplo algunos tipos de problemas de cáncer, la coagulación de la sangre o las condiciones del sistema inmunológico, entre otros.

Pero para muchas personas que gozan de una salud estable, las restauraciones completas de la boca pueden ofrecerles una nueva oportunidad de vida, dándoles una atractiva sonrisa y la capacidad de comer lo que quieran sin dolor o malestar.

Costa Rica Dental Team ha ayudado a muchas personas proporcionando calidad, atención accesible y los especialistas necesarios para llevar a cabo todos los procedimientos requeridos en las restauraciones completas de la boca.