Obtener las carillas de porcelana es uno de los tratamientos dentales más populares para mejorar la belleza de sus dientes. Es un procedimiento relativamente simple que resulta en una increíble y hermosa sonrisa. Las carillas permiten a los odontólogos modificar la forma y apariencia de los dientes delanteros y permiten el blanqueamiento de los dientes de forma permanente.

Las carillas son como uñas postizas para los dientes, ya que son una capa delgada, blanquecina de resina o porcelana que cambia la apariencia. Sin embargo, las carillas son cuidadosamente personalizadas para usted y por lo general están hechas de porcelana o cerámica.

El Procedimiento de las carillas

1. Su odontólogo evaluará si el paciente es buen candidato para las carillas de porcelana o carillas de resina. Se tomarán impresiones dentales para obtener modelos de estudio de los dientes.

2. Una vez que se aprueba el caso, deben ser elegidas la forma y el color.

3. El siguiente paso consiste en desgastar la capa superficial del esmalte de los dientes existentes con el fin de hacer espacio para la carilla. La elección del color también se vuelve a confirmar en esta etapa. En algunos casos, las carillas se pueden colocar sin la necesidad de desgastar la superficie.

4. Se debe tomar una impresión de sus dientes para que la carilla se pueda personalizar y adaptarse a la perfección.

5. Se coloca una carilla provisional mientras se está confeccionando la carilla de porcelana en el laboratorio.

6. Cuando las carillas permanentes están listas para ser colocadas, el odontólogo quitará la carilla temporal y coloca las carillas de porcelana para juzgar si las carillas están correctas y listas para su instalación. Si el resultado es satisfactorio, las carillas se cementan de forma permanente.

7. Habrá una o dos citas finales llamadas de control. Durante estas citas a su odontólogo hará el chequeo de las carillas para estar seguros del aspecto y que el ajuste final es exacto.