La solución menos costosa y más efectiva para casi cualquier tipo de problema dental es la prevención. Excepto en el caso de trauma, la mayoría de los problemas dentales se producen debido a una pobre atención dental.

Afortunadamente una buena higiene bucal es fácil y barata. La atención dental básica consiste en cepillarse los dientes dos veces al día (o como su odontólogo recomiende), el uso de hilo dental y visitar al odontólogo una o dos veces al año para un chequeo, incluso si usted no se siente ningún síntoma.

Estos hábitos se les deben enseñar a los niños, lo más pronto posible. De lo contrario, es muy fácil que los niños se olviden de cepillarse regularmente cuando se convierten en adolescentes. He aquí algunas recomendaciones para hacer más fácil que los niños practiquen buenos hábitos orales en sus vidas.

1. Los niños aprenden observando. Dé un buen ejemplo al hacer del cuidado dental una prioridad para usted mismo.

Los niños son muy atentos a lo que hace los adultos, más que a lo que dicen. Si los adultos insisten a un niño en cepillarse los dientes, pero no lo hacen ellos, van a enviar mensajes contradictorios de su parte. Es por eso que es importante que los niños vean que los adultos también están siguiendo las normas sobre el cuidado de los dientes.

El ejercicio funciona mejor si se cepilla los dientes al mismo tiempo que lo hacen los niños. Esto ayuda a que ellos registren como algo natural el cepillarse los dientes. Lo verán como normal para todos en la casa, sin importar la edad, en oposición a algo que los adultos le obligan a hacer.

2. No asociar la higiene oral con el castigo o recompensa.

No haga cepillarse los dientes en algo que los niños van a ver como una especie de castigo o recompensa. No diga, por ejemplo, “si se cepilla los dientes, puede ver la televisión.” Los niños no deben recibir el mensaje de que cepillarse los dientes es algo que lo hace con el fin de obtener un resultado específico o para evitar un resultado específico tampoco. Debe ser como la salida del sol. Es algo que siempre está ahí, no importa qué.

3. Haga lo más divertido posible el cuidado dental.

Desde el punto de vista de un niño, la higiene oral puede ser aburrida o molesta. Trate de hacerlo lo más divertido posible para los niños. Si a ellos les gusta Spiderman, consiga el cepillo de dientes con una imagen de Spiderman. Si le gusta Dora, obtenga una taza con una imagen de Dora para que sea su “taza de cepillado de dientes.”

Lo que le pidan relacionado con la higiene bucal, es probablemente una buena inversión a largo plazo. Hágalo si quiere que él o ella asocien el cepillado con “me recuerda a la diversión que tuve con mis padres cuando nos cepillamos nuestros dientes”.

4. Haga de la visita al odontólogo algo agradable para usted y sus hijos.

No deje a su hijo solo cuando esté en el consultorio. Es importante que se quede tan cerca como sea posible, mientras que su hijo es muy joven. Usted es la mayor fuente de confianza para su hijo y que él o ella sin duda lo necesita allí.

Si usted está interesado en un odontólogo infantil en Costa Rica, por favor no dude en completar el formulario “Encuentre un odontólogo”. Guía Dental Costa Rica enviará su información de contacto directamente a los especialistas dentales y ellos le contactarán lo antes posible para discutir su caso.