Cuando una persona pierde un diente, la mejor manera de reemplazarlo es con un implante dental. En algunos casos, debido a que el hueso es insuficiente o deficiente en la mandíbula o maxila, se requiere un injerto dental antes de que un implante pueda ser colocado.

Un injerto de hueso dental es un procedimiento quirúrgico, en el que un trozo de hueso se construye utilizando una parte de otro hueso o una pieza artificial.

Basado en el origen del hueso que se utiliza para construir el injerto, los injertos dentales se pueden dividir en las siguientes categorías:

Autoinjerto

Este tipo de injerto óseo utiliza hueso del paciente, por lo general de otra parte de la mandíbula, aunque en casos pocos frecuentes, se utiliza hueso de la cadera.

Aloinjerto

Este tipo de injerto óseo usa hueso de un cadáver. La pieza de hueso se ordena a partir de un banco de huesos.

Xenoinjerto

Este tipo de injerto óseo recurre a hueso de un animal, típicamente una vaca.

Sintético

Este tipo de injerto óseo emplea un material artificial, típicamente un tipo de cerámica dental (fosfatos de calcio o sulfato de calcio) que se asemeja a las propiedades físicas del hueso.

La mejor opción es el autoinjerto, ya que tiene una probabilidad mucho menor de ser rechazado. Además, el hueso sigue vivo y puede llegar a ser una parte normal de la mandíbula o maxila fácilmente.

El injerto óseo se puede realizarse en el consultorio del odontólogo con anestesia local. El hueso requerido se toma de la barbilla o la parte posterior de la mandíbula. Si se utiliza hueso de la cadera, el procedimiento se lleva a cabo en un hospital bajo anestesia general y el paciente podría necesitar permanecer en el hospital.

El día de la cirugía, el cirujano dental corta la encía y la levanta con el fin de establecer la cantidad de hueso que se necesita. No obstante, a través de rayos X el odontólogo ya tiene una idea aproximada de la cantidad de hueso requerida. Así que, no se preocupe de que el procedimiento sea interrumpido porque se necesite hueso de la cadera después de todo.

El cirujano realiza una incisión en la parte donde se toma el hueso y retira la cantidad necesaria. En algunos casos, puede reemplazar el hueso con material sintético. El cirujano dentista utiliza entonces el hueso tomado para elaborar el hueso necesario para el implante. Cuando el cirujano termina, cierra ambas heridas.

Como cualquier cirugía dental, el paciente tendrá que esperar varias semanas para que el área sane antes de poder insertar el implante. Puede que la persona no sea capaz de hacer algunas cosas por un día o dos. El cirujano dentista le dará todas las instrucciones pertinentes.

El procedimiento puede parecer largo e incómodo. Sin embargo, los cirujanos dentales de la Guía Dental Costa Rica tienen la formación necesaria para que sea lo más rápido y fácil posible. Además, las recompensas, como ser capaz de masticar alimentos duros y sonreír sin vergüenza valen la pena y duran toda la vida.

Para hablar con un odontólogo participante de Guía Dental Costa Rica, por favor no dude en completar el formulario “Encuentre un odontólogo”. Guía Dental Costa Rica enviará su información de contacto directamente a los especialistas dentales y ellos le contactarán lo antes posible para discutir su caso.